martes, 24 de septiembre de 2013

GALLETAS DE MANTEQUILLA DE CACAHUETE


Estas galletitas son tan fáciles de hacer que seguro que vas a repetir la receta en más de una ocasión, son deliciosas para acompañar el café de la mañana, el té de la tarde o para la "sana" costumbre de picar entre horas, jejeje!, es por eso que las hago pequeñitas, así la sensación de pecado es menor... Bueno, rumbo a la receta!.

INGREDIENTES:
- 315 gr de mantequilla de cacahuete
- 125 gr de mantequilla sin sal (derretida)
- 220 gr de azúcar (mitad moreno y mitad blanca)
- 220 gr de harina
- 1 huevo
- 1/2 cucharadita de levadura Royal
- 1/2 cucharadita de bicarbonato
- 1/2 cucharadita de sal
- 1 cucharada de aroma de vainilla.

ASÍ DE FÁCIL:
En un bol tamizamos la harina junto a la levadura, el bicarbonato y la sal.
En otro batimos con ayuda de las varillas eléctricas la mantequilla de cacahuete, el azúcar y la mantequilla derretida, añadimos el huevo, la esencia y lo mezclamos bien.
Agregamos los ingredientes que hemos tamizado antes y seguimos mezclando bien (yo utilizo las varillas mezcladoras mejor).
Hacemos una bola con la masa y la metemos en una bolsa de congelación o bien la envolvemos en papel film, en ambos casos quitamos el aire para que quede hermético el envoltorio y metemos en la nevera durante 4 horas.


Precalentamos el horno a 180ºC y en posición arriba y abajo.
Cubrimos la bandeja con papel de horno y vamos haciendo bolitas con la masa de un tamaño aproximado a una avellana (con la cáscara), una vez depositadas sobre la bandeja y dejando bastante separación entre ellas (porque luego se extienden), con ayuda de un tenedor presionamos cada bolita en dos direcciones de forma que dibujemos un enrejado como en la foto.


Introducimos la bandeja en el horno (altura media) y a la misma temperatura del precalentado durante 12 ó 15 minutos, no tienen que quedar demasiado doradas.


Una vez fuera, dejamos que reposen en la bandeja durante 5 minutos antes de pasarlas a una rejilla para que acaben de enfriarse del todo.


 Y... como la paciencia no es una de mis virtudes, antes de que se acaben de enfriar me he preparado un té de canela y con el pretexto de que se me iba a enfriar... he cogido una aún calentita de la rejilla y me la he "zampado" así sin más y claro el té estaba aún hirviendo... al final se han enfriado antes las galletas que el té, lo cual me ha llevado a picotear alguna más, jejeje!.




Prueba a hacerlas y ya me cuentas si has resistido la tentación de comerte una aún calentita...¡con el aroma tan rico que desprenden!.


martes, 17 de septiembre de 2013

CUPCAKES DE PLÁTANO Y FRESA



Después de haber probado el Nesquik de fresa en otra receta de  cupcakes y quedar encantadísima con el sabor y  la textura que le proporcionaba no me he resistido a probar con el otro sabor... el de plátano.
La buttercream con una textura similar a una mousse hacen de estos cupcakes unos de mis preferidos y eso que no llevan ni canela ni jengibre ni violeta... jejeje!

INGREDIENTES PARA LA MASA: (Salen 20 cupcakes aproximadamente)
- 200 gr de azúcar
- 3 huevos
- 120 gr de mantequilla sin sal  (consistencia pomada)
- 120 ml de leche (de soja la mía)
- 2 cucharadas soperas de Nesquik de fresa (tamizar)
- 2 cucharadas soperas de Nesquik de plátano (tamizar)
- 220 gr de harina de repostería (tamizar)
- 1,5 cucharadita de levadura Royal
- Colorantes: rojo y amarillo
- Cápsulas de papel.

INGREDIENTES PARA LA BUTTERCREAM: (cantidades para cada sabor)
- 125 gr de mantequilla sin sal (consistencia pomada, no derretida)
- 30 ml de leche
- 1,5 cucharadas de Nesquik de fresa (lo mismo de plátano)
- 200 gr de icing sugar o de azúcar glas
- Colorantes: rojo y amarillo.


ASÍ SE HACEN LOS CUPACKES:
 En un bol ponemos la mitad de la harina (110 gr) y la mitad de la levadura (75 gr) junto al Nesquik de fresa y repetimos la operación en otro bol, al que añadiremos el Nesquik de plátano.


En otro bol ponemos la mantequilla (blanda) junto al azúcar y mezclamos muy bien con la ayuda de las varillas eléctricas.
Una vez bien integradas mantequilla y azúcar, añadimos los tres huevos de uno en uno y seguimos batiendo.


Dividimos en dos la crema resultante (en mi caso 250 ml para cada recipiente).
En uno de ellos añadimos la mitad de la mezcla de ingredientes secos del bol que teníamos reservado (sabor fresa, por ejemplo),batimos muy bien y añadimos el colorante y la mitad de la leche (60 ml) y una vez bien integrados añadimos la otra mitad que nos queda hasta obtener una crema lisa sin grumos, y ya tenemos preparada la masa con sabor a fresa!, ahora repetimos la operación con el sabor de plátano.


Precalentamos el horno en posición arriba y abajo a 180ºC.
Con ayuda de una cuchara vamos llenando (3/4 partes de su capacidad)  las cápsulas de papel intercalando los colores (sabores), las vamos colocando en la bandeja especial para que no pierdan la forma o bien en moldes de silicona y ponemos sobre la rejilla del horno a media altura a la misma temperatura que la del precalentado y durante 20 minutos aproximadamente (hacer la prueba del palillo).


Una vez fuera del horno los dejamos reposar en la bandeja durante 5 minutos y luego los colocamos sobre una rejilla hasta que se enfríen totalmente y podamos decorarlos.


Mientras se enfrían preparamos las buttercreams.
Tan sencillo como mezclar la mantequilla con la mitad del icing sugar o el azúcar glas y mezclar muy bien con las varilllas eléctricas, luego añadimos la leche, el colorante y el Nesquik de fresa (en este caso) volvemos a batir y le echamos el resto del icing sugar y seguimos batiendo durante 5 minutos, nos quedará una suave crema tipo mousse espectacular!.
Repetimos la operación con el otro sabor (plátano).



A la hora de decorarlos podemos hacerlo de diversas formas: unos con sabor a fresa, otros con sabor a plátano o bien juntos (pero no revueltos, jejeje!).
Para hacerlos bicolor-bisabor...
Llenamos una manga pastelera con  la crema de fresa cortamos el pico y hacemos lo mismo con la crema de plátano, metemos las dos mangas dentro de otra que es la que lleva la boquilla.


También podemos utilizar una sola manga, la cual llenaremos con las dos cremas intercalando cucharadas de uno y otro sabor.


¡De cualquier forma estarán exquisitas!




La masa súperrr esponjosa y la buttercream... Mmm deliciosa !!!!!


martes, 10 de septiembre de 2013

TARTA FONDANT PARA MI BUZO PREFERIDO



La entrada de hoy aún siendo una receta de repostería tiene un sabor algo amargo, pues la persona a la que va dedicada por su cumpleaños (mi buzo preferido, o sea, mi marido), ha sufrido en estos días  la pérdida del ser que le dio la vida, una mujer fuerte y valiente hasta que el Alzheimer se hizo dueño de ella y al final se la ha llevado de nuestro lado, aunque como bien dice mi marido no de nuestros corazones.
Es ley de vida que los hijos sobrevivan a los padres, pero no por ello deja de ser el momento más doloroso y amargo de nuestras vidas, el darnos cuenta de que  nunca más vamos a poder ver ni acariciar a esa persona es muy duro.
Isabel, siempre estarás en nuestro corazón y he querido dedicarte a ti también esta tarta que tenía preparada para el cumpleaños de tu hijo, a ti que tanto te gustaban mis recetas, hoy "esta jodía chica" como solías llamarme ha querido rendirte un pequeño homenaje y decirte que allá donde estés te seguiremos queriendo.
Descansa en paz, Isabel.
Nosotros vamos a poner proa al ánimo y a seguir el rumbo hasta que los vientos nos sean favorables.


El bizcocho es un Victoria Sponge Cake (casi siempre elijo éste cuando quiero decorarlo después con fondant). Para ver el paso a paso y los ingredientes pincha  AQUÍ.
Esta vez el aroma que le he puesto es de canela y la mermelada de frambuesa (la he pasado por un colador para quitar las semillas), lo he sellado por fuera también con la misma mermelada.


Dos días antes me lo pasé bomba haciendo "el muñeco buzo" y los demás adornos que quería para la tarta.




Para pegar las olas de abajo y demás adornos he utilizado CMC disuelto en agua...


Este buzo ha salido a pasear por las profundidades marinas y cuando ha llegado a la orilla de la playa (con piedras de caramelo), ha depositado su jacket y sus aletas, ha señalizado con la bandera Alfa para avisar de que hay buzos en el lugar y que los barcos se mantengan alejados... un momento ¿esa cara de terror que ha puesto a qué se deberá? Acaba de divisar la aleta de un tiburón enorme!
No te preocupes que vamos en tu ayuda mi cuchillo y yo, jejeje!.



Y... antes de que el tiburón travieso quiera darle un bocadito a nuestro amigo el buzo, le voy a dar yo el mordisquito a él, ¿que os parece?.


¡Bueno, ya puedes quitar esa cara de espanto y bucear en esta rica tarta con sabor a canela y frambuesa!


¡Felicidades cariño, espero haberte sacado una sonrisa por lo menos!