jueves, 31 de octubre de 2013

ANGEL FOOD CAKE ( HALLOWEEN )



¿Cómo iba a dejar a mi pastel preferido sin su disfraz para la noche de Halloween?
La receta de este bizcocho súper esponjoso: Aquí
En la decoración esta vez no pueden faltar el color negro, las arañas y demás lindezas de bichos y por supuesto... la calabaza!
Ah! aún me faltan por poner algunas recetillas  de esta cucúrbitacea, jejeje!.

¡Feliz noche de Halloween!









¡Pasarlo de miedo!

sábado, 26 de octubre de 2013

MERENGUITOS DE COCO Y JAZMÍN


Vistosos, crujientes y riquísimos, sólo tienen un pero y es el tiempo de horneado que necesitan para que adquieran la textura perfecta, pero te aseguro de que merecen la pena!. Además puedes hacerlos con otro sabor de mermelada, yo los anteriores los hice con mermelada de violeta (cómo no, jejeje!) y otros con mermelada de pétalos de rosa en ambos caso teñí cada merengue de su respectivo color, quedaron ricos pero no llegué a cogerle bien el punto y por eso no puse fotos... Valeeeee, al final de esta entrada pondré una de ellas para que os hagáis una idea de cómo me quedaron si  prometéis no reíros, jijiji!.

INGREDIENTES: (dependiendo del tamaño salen dos bandejas aproximadamente)
- 2 claras de huevo a temperatura ambiente (en un principio iba a utilizar de las pasteurizadas pero al final me decidí por dos claras de huevos frescos tamaño L)
- 80 g de azúcar blanco
- 65 g de icing sugar o de azúcar glas
- 25 g de coco rallado.

PARA EL RELLENO:
- Mermelada de jazmín o del sabor que prefieras
- Colorante en crema o en gel (si es líquido puede cambiar la textura del merengue).


ASÍ DE SENCILLO:
En otras ocasiones he añadido un poco de crémor tártaro o una pizca de sal a las claras pero en esta ocasión no les he puesto nada y han montado estupenda y rápidamente, dicho lo cual lo dejo a tu elección.


Precalentamos el horno durante 10 minutos a 100 ºC y en posición arriba y abajo.
En un bol mezclamos el icing sugar tamizado y el coco.
Con ayuda de las varillas eléctricas batimos las claras hasta que comiencen a espumar (montarse), vamos añadiendo el azúcar blanco en tres veces y sin parar de batir hasta que las claras estén montadas completamente (si ponemos el bol boca abajo no se caerá el merengue, pero con cuidado por si aún no está y se nos cae :( )


Añadimos la mezcla de icing sugar y coco y  con la ayuda de una espátula mezclamos con movimientos envolventes para que no se baje el merengue. 


Dividimos el merengue en tantas partes como sabores o colores queramos hacer (dos en mi caso).


Introducimos los merengues en mangas pasteleras con una boquilla no demasiado pequeña ( si te fijas los merenguitos de color amarillo salieron más planos por ponerle una boquilla demasiado pequeña).


Cubrimos una bandeja de horno con papel vegetal y hacemos montoncitos como en la foto de abajo.
Introducimos la bandeja en el horno (yo la puse en la tercera rejilla empezando por abajo) y horneamos a la misma temperatura del precalentado durante dos horas más o menos, dependerá del horno y del tamaño de los merenguitos (bastará con tocar la superficie que debe de estar seca).
Una vez apagado el horno dejamos la puerta entreabierta y dejamos que se enfríen los merenguitos dentro.



Aquí se observa mejor la textura de como tienen que quedar una vez fríos.


Y ya podemos rellenarlos con nuestra mermelada preferida, de dulce de leche, ganache de chocolate, etc. y te aconsejo dejar unos cuantos sin relleno que también están riquísimos!.



¡Crujientes y aromáticos!



Ah! que no me he olvidado... Aquí va la foto de los "otros" y aunque no tenían buena pinta estaban buenos ¿eh?




jueves, 24 de octubre de 2013

CINNAMON ROLLS DE CALABAZA CON GLASA DE NARANJA



Seguimos con recetas en las que la calabaza es el ingrediente principal y es que esta como todos los vegetales de color naranja es poseedora de una gran concentración en contenido de caroteno, el cual ayuda al cuerpo a formar la vitamina A, esta vitamina es muy necesaría para la salud de la piel.
Los carotenos también previenen de la diabetes del tipo 2 (que es cuando el organismo no produce suficiente insulina o es incapaz de utilizarla adecuadamente).
Dicho esto, pongo rumbo a la receta que aunque no sea tan sana como una crema de calabaza... están riquísimos y la crema la dejamos para la cena.

INGREDIENTES: (para la masa, salen unos 18 rolls)
- 250 gr de puré de calabaza (yo lo hago así )
- 400 gr de harina de trigo (normal y tamizada)
- 260 gr de harina de fuerza (tamizar)
- 2 huevos batidos con 4 cucharadas de agua
- 56 gr de mantequilla sin sal (temperatura ambiente)
- 3 cucharadas de azúcar moreno
- 2 cucharadas de mezcla de especias o bien de canela molida
- 1/2 cucharadita de sal
- 15 gr de levadura fresca de panadería o 1 sobre.
PARA EL RELLENO:
- 50 gr de mantequilla sin sal (temperatura ambiente) 
- 80 gr de azúcar 
- 30 gr de azúcar moreno
- 2 cucharaditas de mezcla de especias o de canela molida.
PARA EL GLASEADO:
- 200 gr de icing sugar o de azúcar glas
- 4 cucharadas de zumo de naranja (orientativo, según consistencia de la glasa que quieras).

ASÍ SE HACE:
Mezclamos en un bol y con la ayuda de las varillas eléctricas  el azúcar, la mantequilla y la sal, añadimos el puré de calabaza, los huevos batidos y mezclamos bien hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.
Añadimos la levadura (si es fresca) diluida en una cucharada de agua templada, si no es así la incorporamos junto a  los demás ingredientes de la masa y seguimos mezclando pero ya con las varillas de amasar.
Finalizamos amasando con las manos hasta que no se nos pegue y podamos manipularla bien.
Untamos un bol con un poco de aceite y colocamos ahí la bola de masa tapada con papel film para que fermente durante dos horas.
Enharinamos la superficie de trabajo con un poco de harina y con ayuda de las regletas para nivelar (en mi caso), estiramos con el rodillo en forma de rectángulo y dejando un grosor de 1,5 cm.
Con ayuda de una brocha de silicona  enmantequillamos toda la superficie de la masa y la espolvoreamos con la mezcla de azúcar y especias.


Enrollamos la masa a modo de brazo de gitano y la cortamos en ruedas de 2 ó 3 cm.


Vamos colocando los rollitos sobre la bandeja de horno (yo le he puesto una lámina de silicona), dejaremos  espacio entre ellos para que cuando suba la masa de nuevo no se peguen, tapamos de nuevo con papel film y dejamos reposar durante 1 hora.
Durante este tiempo podemos preparar las glasa: Mezclamos el azúcar con las cucharadas de zumo y también podemos añadirle unas gotas de colorante naranja, una vez obtenida la consistencia deseada se pone en una manga pastelera y así no se endurecerá y nos será más fácil a la hora de decorar los rolls.

Precalentamos el horno a 180ºC y en posición arriba y abajo durante 10 minutos.
Introducimos la bandeja y horneamos durante 15 minutos (vigilar siempre, pues cada horno es distinto).
Una vez fuera los dejamos sobre una rejilla y cuando estén templados ya podemos bautizarlos con la glasa.

¡Una merienda deliciosa acompañados de un té de canela o de un café , tú eliges!
Estos rolls son enemigos del tiempo pues cambian la textura rápido aunque no el sabor, por eso  lo mejor es degustarlos en el mismo día para que aprecies todo su sabor, aroma y esponjosidad.
También puedes congelarlos una vez fríos y sin la glasa, se sacan la noche antes y para el desayuno estarán exquisitos.
¡Vamos que aún me quedan calabazas, jejeje!


lunes, 21 de octubre de 2013

GALLETAS DECORADAS CON FONDANT (HALLOWEEN)

 

Queda  poco más de una semana para Halloween por eso he querido publicar con tiempo la receta y la decoración de estas terroríficas galletas para que no tengas excusa  a la hora de hacerlas y que no te pille desprevenida-o sin alguno de los ingredientes.
¡La diversión está asegurada tanto a la hora de amasar las galletas como a la hora de decorarlas!
La receta de estas galletas puedes verla aquí
 
PARA LA DECORACIÓN NECESITAMOS:
- Fondant de color naranja, marrón, blanco y negro
- Rotulador alimentario en color negro (opcional)
- Bolitas de colores para los ojos (opcional)
- Rodillo especial para fondant o uno que no se pegue
- Para pegar el fondant a la galleta yo utilizo CMC (pegamento alimentario y que ya os hablé de él en otra ocasión), también vale miel diluida con un poco de agua, glasa real, leche condensada, sirope, etc.
- Estecas y espátulas, alisador de fondant (opcional) y un pincel pequeño
- Maizena o mezcla de azúcar glas y Maizena para la mesa de trabajo.
 
¡Llegó el momento de divertirnos! 
Elegimos la galleta a decorar primero, preparamos un vasito con el pegamento elegido y espolvoreamos con un poco de Maizena la mesa de trabajo. 
Ayudándonos con el rodillo estiramos el fondant no demasiado grueso y cortamos con el mismo cortador que hemos utilizado para la galleta, yo voy a comenzar por los murciélagos!



Una vez cortado el fondant  y con ayuda de una espátula lo despegamos de la mesa y pincelamos con un poco de pegamento, lo pegamos a la galleta y presionamos suavemente con el alisador de fondant (opcional).


Con la esteca de hacer agujeros (con un palillo vale) hacemos los ojos y ahora si tienes paciencia le puedes poner unas bolitas rojas o blancas (con unas pinzas) dentro del agujerito, vaya pulso malo que tengo! jijiji!!!


Han quedado bonitos ¿no?


¡Ahora le toca el turno a las calabazas!



Y así sucesivamente con los fantasmas y con el gato.




¡Quién se atreve a coger una!

GALLETAS PARA DECORAR CON FONDANT, GLASA REAL (ROYAL ICING), CHOCOLATE, ETC.




Como en  muchas recetas, resulta más complicado explicar el paso a paso de cómo hacerlo que luego el llevarlo a cabo, parece complicado pero no lo es en absoluto y seguro que te compensará cuando veas los resultados, además te servirá para pasar un rato agradable con los peques amasando a diestro y siniestro y llenando la cocina entera de harina, jejeje!.
Una advertencia: el aroma que dejará no sólo en tu casa sino en el rellano entero, hará que recibas alguna visita inesperada de algún vecino-a atraído por semejante aroma!.

INGREDIENTES:
- 250 g de mantequilla sin sal  a temperatura ambiente (debe de estar blanda pero no derretida)
- 150 g de icing sugar o azúcar glas (tamizadas)
- 1 huevo (tamaño L)
- 1,5 Cucharadas de esencia o aroma de nuestro gusto
- 1/2 cucharadita de sal  (potencia y realza el sabor del azúcar)
- 550 g de harina de trigo (tamizada).

UTENSILIOS:
- Rodillo regulable (necesitamos un grosor de 0,5 cm) o dos tablillas de madera de ese grosor (yo las compré baratísimas en la sección de bricolaje de Leroy Merlin)
- Papel vegetal o una lámina de silicona.
- Cortadores para galletas a tu elección.


ASÍ SE HACE:
 En un bol grande (nos servirá también  para amasar la mezcla al final), ponemos la mantequilla y la batimos un poco (mejor con varillas eléctricas), seguidamente añadimos el icing sugar o azúcar glas y batimos hasta que queden bien integradas.


Agregamos el huevo junto a la esencia y seguimos batiendo (no excesivamente porque tampoco interesa meter mucho aire a la mezcla).


Tamizamos la harina junto a la sal y se la añadimos a la mezcla en dos o tres veces y sin dejar de batir.


Cuando tengamos una consistencia como esta de abajo...¡ha llegado el momento de pasar a las manos!


Amasamos dentro del bol (por eso decía lo del bol grande).
Cubrimos el bol con un film y dejamos reposar 10 minutos en la nevera.


Una vez reposada la masa, la dividimos en tres porciones a las que yo en mi caso y por comodidad les he dado forma alargada (así me caben mejor en la bandeja que luego irá al frigorífico).


Cogemos la primera porción y la ponemos sobre una lámina de papel vegetal, la aplastamos un poco con la mano y colocamos a ambos lados las tablillas de madera de 0,5 cm de grosor (si no disponéis de rodillo especial para ello como es mi caso).


Cubrimos con la otra mitad de papel y estiramos con la ayuda del rodillo.


Retiramos las tablillas, cubrimos de nuevo con el papel y colocamos sobre una bandeja.
Repetimos la operación con las dos porciones restantes e introducimos la bandeja en la nevera durante un mínimo de 2 horas.


Precalentamos el horno a 180ºC (en posición arriba y abajo durante 10 minutos).
Ahora llega el momentazo de elegir los cortadores que queramos, en mi caso y con la llegada de Halloween en diez días, me he decidido por estos "terroríficos" cortadores para hacer galletas de fantasmas, calabazas, gatos endemoniados y murciélagos.


Colocamos las galletas sobre la bandeja del horno cubierta con una lámina de silicona o con papel vegetal y horneamos durante 12 minutos más o menos, dependerá del tamaño de las galletas (vigilar siempre).
En el momento que comiencen a dorarse los bordes ya estarán listas, las galletas  tienen que quedarse blanquitas sin llegar a dorarse. Sacamos la bandeja del horno y las dejamos reposar durante tres minutos, luego las retiramos con cuidado y las colocamos sobre una rejilla hasta que se enfríen del todo.
Nos armamos de paciencia para esperar por los menos 24 horas antes de decorarlas.
Sugerencias:
- Estas galletas se conservan frescas durante dos semanas dentro de una caja de lata bien cerrada.
- Mejor si utilizamos más de una bandeja a la hora de hornear, así cuando saques una puedes meter la otra sin tener que esperar entre tanda y tanda, ya que éstas tienen que estar completamente frías.
- Con los recortes de la masa repetimos operación de estirado y cortado (pero yo no vuelvo a poner la masa a enfriar de nuevo, directamente corto y al horno).
Seguro que te salen riquísimas y repetirás con distintos cortadores, yo estoy deseando probar unos que me traje de mi último viaje a Málaga... Quién me conoce se puede imaginar de que formas son! :)