miércoles, 27 de noviembre de 2013

CRÈME BRÛLÉE CON MARRONS GLACÉS



La "crema quemada" o más conocida por su nombre en francés "crème brûlée" es un postre cremoso y que normalmente se hace a base de leche, huevos y azúcar, básicamente es una crema pastelera a la que se añade azúcar en la superficie y se quema con una plancha o soplete para obtener una fina capa de caramelo.
Como dije en la entrada de ayer, con las marrons glacés que se habían roto durante el proceso de glaseado, hice una deliciosa crema de marrons glacés, tan fácil como pasarlas por la batidora con la cantidad de sirope justo para hacer una crema espesa y cuya finalidad ha sido enriquecer este rico postre.

INGREDIENTES: (Para tres moldes pequeños)
- 350 ml de preparado para cocinar de soja o bien de nata
- 1 cucharada sopera de azúcar
- Azúcar moreno
- 3 yemas de huevo
- 75 gr de crema de marrons glacés (se puede comprar en conserva)
- 6 marrons glacés (3 para adorno y 3 para ponerlos en la base de los moldes).


ASÍ SE HACE:
Precalentamos el horno a 110 ºC
Ponemos los marrons cortados en trocitos en la base de los moldes.


Batimos muy bien las yemas junto a la cucharada de azúcar y reservamos.


Calentamos a fuego moderado el preparado de soja (o la nata) junto a la crema de marrons, movemos bien y añadimos las yemas batidas, mezclamos y cocemos durante tres minutos más o menos sin parar de mover.


Vertemos en los moldes que hemos preparado y colocamos estos en una bandeja con agua (tiene que cubrirlos un poco menos de la mitad).
Horneamos al baño María durante 1 hora aproximadamente.
Una vez fuera del horno, los dejamos enfriar y adornamos con un marron glacé, cubrimos con film y metemos en el frigo durante un par de horas.


Antes de servirlos espolvoreamos con azúcar moreno y quemamos con ayuda del soplete.


¡Un postre doblemente rico y... doblemente francés!




Bon appétit!


martes, 26 de noviembre de 2013

CASTAÑAS CONFITADAS (MARRONS GLACÉS)


¡Por fin me he decidido! llevaba años con esta receta bien guardada y pendiente de hacer en el momento que encontrara unas castañas fáciles de pelar y que no se me rompieran más de la mitad, y como no lo he conseguido... Al final he optado por hacerla con castañas congeladas y para sorpresa mía (porque no las tenía todas conmigo), creo que han superado el notable.
El origen de los marrons glacés viene de muy antiguo, cuando se utilizaban como conservantes de algunos alimentos el azúcar o la miel, estas delicatessen son habituales de la gastronomía francesa e italiana.
Y cómo casi todo lo bueno, tiene un pero... Y es el tiempo que dura la elaboración de esta delicia franco-italiana, que son 6 días, pero no te asustes porque en realidad la dedicación al día será de poco más de cinco minutos, a mi personalmente me han gustado mucho y además me han servido para elaborar con las inevitables "deterioradas" una crema de marron glacé de sabor espectacular y que ya publicaré en breve el uso y el resultado de la misma.
Existen muchas y diferentes recetas de este manjar para paladares exigentes, pero como dice el dicho "Cada maestrillo tiene su librillo".
Pongo rumbo a la cocina que estoy volviéndo loco el compás con tanta letra!

INGREDIENTES:
- 1 kg de azúcar moreno de caña
- 400 gr de castañas peladas y congeladas
- 1 l de agua embotellada
- 1 cucharada de esencia de vainilla.


ELABORACIÓN:
Colocamos las castañas en una cesta especial para cocinar al vapor, las pasamos bajo el grifo y escurrimos.
Ponemos una olla al fuego con el agua, el azúcar y la esencia de vainilla, lo movemos bien hasta que esté disuelto el azúcar y hervimos durante 5 minutos.


Introducimos la cesta con las castañas y hervimos durante 1 minuto.
Retiramos la olla del fuego y dejamos en reposo hasta el día siguiente.


Segundo día: 
Sacamos la cesta con las castañas, ponemos la olla al fuego y hervimos el líquido durante cinco minutos, volvemos a introducir la cesta con las castañas y hervimos durante 3 minutos, retiramos del fuego y volvemos a dejarlo reposar hasta el día siguiente.
Tercer día: Repetimos la operación del segundo día y así sucesivamente durante 6 días, observaremos que se va reduciendo el líquido hasta hacerse un sirope.
El último día del proceso, sacamos con cuidado las castañas de la cesta y las ponemos sobre una rejilla , reducimos el sirope un poco (lo hervimos durante 5 minutos) y "bautizamos" las castañas, las dejamos que escurran bien y acaben de secarse.
Yo confieso que más de una no ha terminado el proceso de glaseado completo, están riquísimas!
Para rizar el rizo podemos mezclar un poco del sirope con azúcar glas, pincelarlas y volverlas  a dejar para que se sequen.
Yo las he dejado tal cual, por no añadir más calorías, jejejeje!


Aunque no va ha hacer falta porque seguro que se te acaban antes, no hay que dejarlas mucho tiempo porque se endurecen un poco (por la cantidad de azúcar que llevan), se conservarán mejor si las envuelves por separado.





viernes, 22 de noviembre de 2013

BOMBONES DE NARANJA Y DE VIOLETA


Solo con ver los ingredientes que llevan estos  bombones nos podemos imaginar su exquisito sabor.
Te animo a que no queden solo en tu imaginación, son sencillos de hacer aunque parezcan complicados y cuando veas el resultado ¡Ni te lo vas a creer!

INGREDIENTES: (Para un molde de 15 bombones)

- 150 gr de chocolate especial repostería (mejor chocolate = mejores bombones)
- 100 gr de icing sugar (azúcar glas)
- 3 cucharadas soperas de licor de violeta
- 3 cucharadas soperas de Cointreau
- 50 gr de marshmallows (el color da igual porque luego las teñiremos)
- Colorantes: azul, rojo y amarillo o bien naranja y lila
- Molde de silicona para bombones.


ASÍ SE HACE:
En primer lugar fundimos 100 gr (reservamos los 50 restantes para el final) del chocolate al baño María o bien en el microondas con cuidado de que no se queme.
Con ayuda de una brocha de silicona, pincelamos los huecos del molde que tienen que quedar cubiertos por una fina capa de chocolate, metemos el molde en el frigo durante diez minutos, pasados los cuales repetimos la operación y volvemos a meter de nuevo el molde en el frigo para que se enfríe la segunda capa durante 15 minutos.


PARA LOS RELLENOS:
Como vamos a hacer dos rellenos distintos, dividimos el icing sugar en dos (25 gr), y también los marshmallows (25 gr), los ponemos en un vaso y añadimos a cada uno su licor, metemos en el micro de uno en uno para que se fundan los marshmallows y movemos bien hasta que estén completamente disueltos ( cuidado porque se queman rápido).


Añadimos los colorantes respectivos y volcamos en dos veces el icing sugar, lo mezclamos para que se integre bien y ya tenemos los rellenos preparados.


Introducimos en dos mangas el relleno (tiene que ser fuerte el plástico ya que el relleno hace bastante presión al salir porque es bastante espeso).


 Rellenamos los futuros bombones y metemos de nuevo el molde en el frigo durante otros 15 minutos.


Fundimos los 50 gr de chocolate restantes y con  ayuda de una cucharita cubrimos lo que será la base de los bombones y metemos de nuevo al frigo durante dos horas.


Desmoldamos con cuidado y ahora si que han dejado de ser "futuros" para convertirse en unos espectaculares bombones a los cuales les falta un detallito nada más y es ponerles un poco de glasa (agua o bien unas gotas del licor respectivo, icing sugar y colorante), con el color que diferencie su sabor.


Voilà!





Mi preferido ya os lo podéis imaginar pero ¿cuál es el tuyo?

miércoles, 20 de noviembre de 2013

QUICHE DE BATATA


Y seguimos con los frutos de otoño, hoy le ha tocado de nuevo el turno a la batata y esta vez como ingrediente de una rica quiche que como muchas de las recetas que os recomiendo se tarda más en explicarlo que en su elaboración, y dicho esto... A navegar un rato a la cocina, ¿quién me acompaña? 

INGREDIENTES:
- 1 lámina de masa brisa-quebrada
- 300 gr de batata
- 200 gr de queso Emmental rallado
- 200 ml de nata de soja o no
- 3 huevos
- 1 cebolleta pequeña
- 50 gr de piñones (dorar en un poco de aceite)
- 2 cucharadas de Cebollino fresco
- Sal y pimienta.


ASÍ DE FÁCIL:
Precalentamos el horno a 200 ºC.
Pincelamos con un poco de aceite el molde, lo forramos con la masa brisa y pinchamos toda la superficie con la ayuda de un tenedor (para que no suba ni salgan burbujas).
Horneamos hasta que comience a dorarse, retiramos del horno y reservamos.


Pelamos y cortamos en dados la batata, la rehogamos en una sartén con un poco de aceite y repetimos la operación con la cebolleta.


Batimos los huevos y salpimentamos, añadimos el queso rallado, la nata, los piñones (ya dorados), la cebolleta, la batata, el cebollino y mezclamos.


Vertemos la masa en el molde y horneamos a 200ºC durante 20 minutos más o menos (pinchar con un palillo que tiene que salir seco).


Sacamos del horno y dejamos templar.


¡Recién hecha está mucho más rica!


¿verdad que es fácil?

martes, 19 de noviembre de 2013

CARNE DE MEMBRILLO



Seguimos con los frutos de otoño y no podía faltar el  fruto que en la antigua Grecia se conocía como fruto de la fecundidad y el amor y que se ofrecía en los banquetes de bodas.
Para esta receta sólo vamos a necesitar la pulpa del membrillo cocida, el mismo peso de azúcar y lo principal... ¡Paciencia y brazo!


ASÍ SE HACE:
Lavamos muy bien y quitamos la pelusilla de los membrillos, los colocamos en la olla exprés y añadimos agua hasta que los cubra por la mitad, una vez que comience a silbar la válvula contamos 20 minutos.
Una vez cocidos y fríos escurrimos bien, retiramos el hueso y trituramos la pulpa junto a la piel.


Pesamos la pulpa triturada, la ponemos en una olla y añadimos el mismo peso de azúcar.


Ahora viene lo mejor... Nos colocamos unos auriculares con nuestra música favorita y espátula en mano, a mover la muñeca sin parar durante 40 minutos más o menos!


Una vez que hemos escuchado unas "cuantas" canciones... 
Retiramos del fuego y vertemos en un molde, yo esta vez he preferido hacer moldes individuales pero lo dejo a tu elección.
Dejamos enfriar, tapamos con film y guardamos en el frigorífico hasta el día siguiente y ...



¡listos para el aperitivo y deliciosos para acompañar una tabla de quesos!


sábado, 16 de noviembre de 2013

TARTALETAS RELLENAS DE MINCEMEAT



Aún es pronto para comenzar con los recetarios especiales para las fiestas Navideñas, pero hoy no he resistido la tentación de hacer un postre típico del Reino Unido que procede ni más ni menos que de la Edad Media y que se consume tradicionalmente en Navidad y en Año nuevo.
La "culpa" la tienen los supermercados que ya empiezan a exhibir en sus estanterías toda clase de productos navideños y el otro día cuando me encontré frente a frente con los tarros de conserva de Mincemeat no pude evitar la tentación de coger uno para hacer unas estupendas tartaletas.
El mincemeat  es una conserva hecha a base de manzana, pasas, frutos secos, piel de naranja confitada, licor, canela, etc. De sabor agridulce y con marcado sabor a canela.


INGREDIENTES:
- Masa quebrada- brisa
- Mincemeat
- Aceite (opcional para pincelar)
- moldes y cortadores al gusto.



ASÍ DE FÁCIL:
 Precalentamos el horno a 200ºC y pincelamos los moldes con un poco de aceite.



Extendemos la masa, colocamos el molde boca abajo y con ayuda de un corta pizzas  o de un cuchillo cortamos todo alrededor, damos la vuelta al molde y presionamos un poco la masa dentro de éste, la pinchamos varias veces con un tenedor (para que no suba la masa al hornearla), y repetimos la operación con todos los moldes.
Los horneamos durante diez minutos más o menos.


Una vez fuera del horno rellenamos las tartaletas con el mincemeat.


Cubrimos con las estrellas que hemos cortado también  de la masa y pincelamos con un poco de aceite.


Horneamos hasta que estén doradas, las sacamos del horno y dejamos reposar en los moldes cinco minutos, luego ya podemos ponerlas sobre una rejilla o bien probar la primera porque templadas están buenísimas!


¿ Quién se resiste a un pastelito tan crujiente y arómatico?