viernes, 25 de julio de 2014

GALLETAS DE ANCLA




Aunque en estos días tan veraniegos no apetece mucho utilizar el horno, hoy me ha podido más el capricho de preparar unas galletas náuticas para merendar, enseguida han dejado de ser un capricho para convertirse en una deliciosa realidad ¿Te apuntas?
La receta de la masa es la misma que casi siempre utilizo para las galletas decoradas con fondant y el único cambio que le hago es el aroma, en este caso le he puesto aroma de mojito. ¡Levamos anclas y a navegar a la cocina!











Las banderas Alfa (tengo buzo sumergido, mantenga distancia de seguridad y reduzca velocidad), no podían faltar y el aro salvavidas tampoco, hay que ser precavidos cuando se sale a merendar... digo a navegar jeje!!




Ahora sí que hemos cogido buen rumbo... Tripulación ¡A merendar!


¡Salud a todos mis Navegantes!

martes, 22 de julio de 2014

MELOCOTONES RELLENOS


Esta receta junto a  la del Jamón glaseado forma parte como ya os comenté en aquella ocasión de una de las recetas que me empujaron a navegar en la cocina y también os comentaba que mi tía Adela es una de las "culpables" junto a mi madre de mi afición por la cocina y es que cada vez que me invitaba a una de sus cenas en las que primaba el buen gusto y una variedad de platos realmente sorprendentes y riquísimos, ahí estaba yo, deseando preparar otra cena para amigos y family con las recetas copiadas o tuneadas con las que mi querida tía nos había agasajado unos días antes, así es como comencé a navegar en la cocina y a apasionarme por este mundo lleno de sabor, aroma y contrastes. 
Mi gratitud a estas dos grandes cocineras: Mi madre y mi tía Adela.

INGREDIENTES: (para 8 mitades de melocotón).
- Melocotón en almíbar
- 2 aguacates maduros
- 6 gambones, langostinos o gambas (más cantidad de éstas)
- 2 cucharadas de salsa cocktail
- 1/2 cebolleta fresca.


ASÍ DE SENCILLO:
Pelamos y cortamos los aguacates, salamos un poco y agregamos un poco de zumo de limón para que no se oxiden.


Pelamos los gambones (no te olvides de retirar el hilillo negro del centro, o sea, el intestino), los cortamos en trocitos y picamos la cebolleta.


Machacamos la pulpa de los aguacates con la ayuda de un tenedor y añadimos el resto de los ingredientes que hemos picado.


Agregamos las dos cucharadas de salsa cocktail y mezclamos bien.


Escurrimos bien los melocotones y los rellenamos con la mezcla de aguacate y a la hora de servirlos los colocamos sobre un lecho de lechuga cortada en juliana y los coronamos con una cereza confitada o con una gamba.


¡A disfrutar de un contraste de sabores espectacular!


miércoles, 16 de julio de 2014

SORBETE DE PIÑA COLADA


La receta de hoy es de lo más sencillo y rápido de hacer, un sorbete refrescante y veraniego que seguro que vas a repetir en más de una ocasión, si no te gusta la piña prueba a hacerlo con frambuesas congeladas (yo las compro frescas y luego las congelo porque tienen más sabor que las que puedas comprar ya congeladas), te sorprenderá la combinación de coco y frambuesas, a mi personalmente me encanta!! 

INGREDIENTES: 
- 1 lata de leche de coco 
- 1 lata de piña en su jugo
- Malibú al gusto
- 3 cucharadas de azúcar invertido (opcional pero te ayudará a que no cristalice el sorbete y la textura sea más suave).


ASÍ DE SENCILLO:
Colamos la piña y la cortamos en trozos, la metemos en una bolsa y la congelamos o también podemos congelarla una vez  ya triturada junto a un poco de su jugo.
Congelamos también la leche de coco (yo la saco de la lata y la pongo en un recipiente de plástico tapado en el congelador).


Una vez congelados los dos ingredientes, los juntamos en una jarra grande, añadimos el azúcar invertido y el Malibú (opcional) y lo trituramos bien.



 Espolvoreamos con un poco de coco coloreado y ¡listo!
¿Quién se atreve con el de frambuesa?


viernes, 11 de julio de 2014

BUBBLE TEA (TÉ DE BURBUJAS)


No es la primera vez que dedico un post a estas mágicas bolitas y que me enamoraron desde la primera vez que las vi en un blog francés hace aproximadamente seis años, desde entonces las he utilizado tanto en recetas dulces como saladas (ya iré colgando alguna receta más), pero tenia pendiente de hacer la que más me gusta (sé que no a todo el mundo le gusta la textura algo gomosa de las bolitas de tapioca pero a mi personalmente me encantannn!!!) y más famosa quizás: el bubble tea.
Al principio de conocerlas me resultó imposible encontrar por ningún sitio las deseadas perlitas, hasta que en una de mis visitas a Madrid decidí recorrerme una a una todas las tiendas de alimentación de productos asiáticos que hay en la calle General Margallo y ya os podéis imaginar la cara que puse cuando vi la primera bolsa de perlitas blancas y a su lado otras bolsas pero con las perlas más grandes y al lado de éstas otras bolsitas con perlas de colores: verdes, blancas y rosas, resultado... Cuando salí de esa tienda de alimentación tuve que entrar en otra tienda de al lado a comprar una bolsa de deporte sin importarme ni el color ni el modelo, sólo la capacidad de transportar mis preciosas perlas de Japón en el metro sin que sufrieran ningún desperfecto, ya sé que no tengo arreglo!! (el resultado del peso en mi brazo os lo cuento otro día, jeje!!).
Dicho todo lo anterior para poneros en situación, el otro día paseando por Cartagena y muy cerquita de mi admirado Teatro romano, de pronto me encontré ante un establecimiento decorado en tonos blancos y verdes y que se llama Nanai donde se pueden degustar bubble teas de un montón de sabores y de colores acompañados de una enorme variedad de toppings a cual más rico!! Ahí mi yo interno me contestó a una pregunta que yo ni se la había formulado, "nanai de la China vayas a pasar de largo" claro está que entré y me pedí dos vasos enormes, uno de té con leche de soja y mis adoradas perlas de tapioca y otro a base de zumo de piña, jelly y bobas de mango (bolitas de gelatina que están rellenas de zumo y estallan en la boca!), tengo que destacar el trato amable y la simpatía del personal que me atendió, un chico y una chica que son un encanto, muchas gracias y prometo visitaros cuando vuelva a  Cartagena.
Ah! se me olvidaba... las perlas de Japón están elaboradas con harina de mandioca (yuca) que no contiene gluten.
Cambiamos de rumbo que sé lo que estáis pensando de mi, pero detrás de cada receta hay una historia y yo he querido compartir la mía con vosotros.


INGREDIENTES: (2 vasos)
Sirope:
- 100 gr de azúcar
- 75 ml de agua.
- Infusión de frutos rojos en mi caso ( puedes poner té de tu gusto o zumos de frutas)
- Leche de soja o no (la mía con sabor a fresa y plátano)
- 4 cucharadas de perlas de tapioca (al gusto).


ASÍ DE FÁCIL:

  1. Preparamos el sirope: Hervimos el azúcar junto al agua, sin dejar de mover hasta que espese un poco, retiramos del fuego y dejamos enfriar. 
  2. Ponemos un litro de agua en una cazuela y cuando comience a hervir, añadimos las perlas de tapioca (veremos que cambian a color blanco, luego vuelven a su color), al principio flotan, movemos y cocemos tapadas a fuego medio durante 25 minutos (aproximadamente), retiramos del fuego y las dejamos reposar en la cazuela durante diez minutos.
  3. Las vertemos sobre un colador y las enjuagamos bajo el grifo con agua fría.
  4. Ponemos las perlas en un recipiente, las cubrimos totalmente con el sirope (frío) y las dejamos reposar en la nevera durante media hora.


Mientras que se endulzan nuestras perlas...

  1. Preparamos la infusión o el té.
  2. Ponemos un poco de hielo en una coctelera (opcional).
  3. Añadimos la infusión y la leche de soja, mezclamos con la coctelera para que se enfrié bien.
  4. Colamos las perlas (reservando el sirope) y ponemos dos o tres cucharadas de éstas en cada vaso, si nos gusta más dulce podemos añadir una cucharada del sirope.
  5. Llenamos los vasos con la mezcla de la coctelera fresquita y sin hielo (el mío).


Lo que más me gusta aparte de mis perlas claro está... es que podemos hacerlo con una variedad enorme de sabores y colores, hay para todos los gustos.


He puesto una flor de Hibisco como atrezzo porque he visto que la infusión fría que he preparado la lleva entre sus ingredientes, en otra ocasión os hablaré de las propiedades de esta flor y de una bebida que preparo con ésta.



Otras sugerencias de sabores pero esta vez con las perlas de tapioca blancas.




El rojo: está hecho con una base de té de rosa y con pasta de frambuesa.
El verde: base de té de especias y con pasta de pistacho.

¡¡ feliz finde y disfrutad de la vida!!


lunes, 7 de julio de 2014

RISOTTO CON SOBRASADA VEGETAL


Tengo que reconocer que soy un poco "gulusmera" o lo que es lo mismo, que cada vez que veo algún producto nuevo (hablamos de gastronomía), ya sea fruta, refresco, helado... tengo que probarlo y eso es lo que me pasó con esta sobrasada vegetal, que la primera vez que la vi en la estantería del super, me faltó tiempo para echarla al carro, jeje! más de una vez con mi curiosidad gatronómica me he llevado algún chasco, pero con esta sobrasada fue directamente un flechazo porque desde entonces no me falta en la nevera y la utilizo para infinidad de recetas, prometo que no recibo comisión por la publi, simplemente comparto algo que me gusta y por si os apetece hacer este sabroso y fácil risotto.
El único parecido con su prima lejana la sobrasada es la textura y el color, Sobrasabor es 100% vegetal, sin grasas ni proteínas de origen animal, además todos sus ingredientes son de la tierra donde ha nacido, o sea, almerienses y destacando entre ellos el tomate, el aceite de oliva Castillo de Tabernas y las almendras de Gérgal.
¡Y ahora a navegar a la cocina!

INGREDIENTES PARA 2 PERSONAS:
- 200 gr de arroz arborio
- 75 gr de setas variadas
- 50 gr de sobrasada vegetal
- 750 ml de caldo de verduras
- 50 ml  de aceite de oliva
- 1 cebolleta
- 1 tomate
- 1 ajo
- 1 cucharada de queso Parmigiano rallado
- Pimienta y sal.



ASÍ SE HACE:
Ponemos el aceite en una cazuela y rehogamos a fuego lento la cebolleta y el ajo rallados.
Lavamos y picamos las setas y las incorporamos a la cazuela.
Una vez rehogadas, añadimos el tomate rallado y la sobrasada, salpimentamos y rehogamos durante cinco minutos.
Ponemos el caldo vegetal en un cazo al fuego y lo mantenemos caliente.
Agregamos a la cazuela de las verduras el arroz, mezclamos bien y lo dejamos rehogar unos 2 minutos.
Añadimos 1 vaso del caldo caliente, movemos y vamos agregando el caldo (según lo vaya absorbiendo), en dos o tres veces.
Cuando esté el arroz en su punto, añadimos el queso rallado, movemos un poco y retiramos la cazuela del fuego.
Lo dejamos reposar un poco y...













¡A la mesa, que se enfría!