lunes, 22 de septiembre de 2014

BIZCOCHITOS DE GALLETAS CARAMELIZADAS


Hoy, para dar la bienvenida al otoño, he preparado estos bizcochitos que seguramente son los más esponjosos y ricos que he probado nunca, si no me crees, te reto a que los hagas y me cuentes que te han parecido. ¿No tienes molde de silicona? no te preocupes porque en cápsulas de papel salen igual de ricos... ¡Ya ves que no tienes excusa!

INGREDIENTES: (Salen 12 bizcochitos)
- 250 gr de galletas caramelizadas (1 paquete + 8 galletas)
- 1 cucharada sopera (rasa) de levadura Royal
- 50 ml de leche de soja
- 50 ml de aceite de girasol
- 100 gr de azúcar
- 4 huevos tamaño L
- 1 cucharadita de esencia de canela (opcional)
GLASA:
- Canela molida
- Azúcar glass
- leche de soja.


ELABORACIÓN:  
Precalentamos el horno a 180ºC.
Trituramos las galletas.
Separamos las yemas de las claras y montamos éstas últimas a punto de nieve.
Batimos las yemas junto al azúcar hasta que la masa blanquee, añadimos el aceite, la esencia de canela, la leche de soja y mezclamos bien con ayuda de las varillas eléctricas.
Incorporamos la levadura a las galletas trituradas y añadimos a la mezcla de yemas mezclando hasta que estén todos los ingredientes integrados.
Con ayuda de una espátula vamos incorporando las claras a punto de nieve poco a poco y con movimientos envolventes.



Colocamos el molde de silicona sobre una bandeja de horno, llenamos cada cavidad unos 2/3 de su capacidad y horneamos durante 20 minutos más o menos (antes de sacarlos pinchar con un palillo que ha de salir seco).


Una vez fuera del horno los dejamos reposar en el molde 5 minutos, desmoldamos y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla metálica.



Preparamos la glasa mezclando el azúcar glass junto a la canela y un poco de leche de soja (las cantidades a tu gusto).

El siguiente paso ya lo sabéis... ¡Preparar una taza de té! 





Para merendar, para desayunar o cómo tentempié de media mañana, mientras te queden bizcochitos no querrás comer otra cosa porque son altamente adictivos.


viernes, 19 de septiembre de 2014

"PANNA COTTA" DE LIMA CON GELATINA DE ARÁNDANOS


Ya lo sabéis de otras veces que me encanta este postre el cual yo tuneo a mi antojo (porque no utilizo lácteos) por lo rápido de hacer y por la versatilidad que tiene a la hora de elegir sabores y colores (ya cuento con unos cuantos post dedicados a este postre).
La"panna cotta" de hoy viene perfumada con un fresco aroma a cítricos y cubierta con una capa de gelatina de arándanos que además de color le aporta un sabor que le combina a la perfección.
Rumbo a la cocina porque hay que prepararla con unas horas de antelación, esa es la única "pega" que tiene este postre, por lo demás es sencillo y rápido de elaborar y los ingredientes si no se tienen en casa son fáciles de encontrar.

INGREDIENTES: 
- 400 ml de nata (de soja la mía)
- 100 ml de leche (de soja también)
- La ralladura de dos limas
- 30 g de azúcar
- 2,5 hojas de gelatina neutra.

ELABORACIÓN:
Hidratamos las hojas de gelatina en agua fría durante 4 minutos.
Calentamos la nata junto a la leche y el azúcar, cuando comience a hervir retiramos el cazo del fuego y añadimos la ralladura de lima y las hojas de gelatina muy bien escurridas, mezclamos bien y dejamos que se temple un poco antes de llenar los vasitos o copas (dejamos un dedo más o menos sin llenar), una vez fría la panna cotta, cubrimos con film los vasitos y reservamos en la nevera durante 4 horas.





Preparamos la gelatina según las instrucciones del envase y una vez fría la vertemos con cuidado sobre la panna cotta que ya estará solidificada. Volvemos a tapar con film y guardamos en la nevera (mejor de un día para otro).



Sugerencia de presentación:
Un poco de ralladura de lima sobre la gelatina, unas hojitas de menta y unos arándanos.




¡Me encanta el sabor que le aporta la ralladura de lima y estoy segura de que a ti también te va a gustar! No dejes de probarlo y me cuentas!
¡Feliz finde!


domingo, 14 de septiembre de 2014

PASTÉIS DE BELÉM


Hoy gracias a mi amigo João me he permitido realizar un pequeño abordaje a la gastronomía Portuguesa elaborando una de sus especialidades más características: los pastéis de Belém, una especie de tartaletas de hojaldre rellenas de crema pastelera ¡Una delicia sobre todo templados! La receta original lleva celosamente guardada  más de doscientos años y sólo la conocen muy pocas personas, o sea, que todas las recetas que vemos pululando por los blogs (incluido éste, jeje!), son imitaciones de la original, la cual puedes degustar si tienes el privilegio de viajar a Lisboa en el barrio de Belém. João muito obrigada para sua receita!
Esta es la primera vez que hago estos pastelitos pero seguro que no será  la última porque me han encantado, la única dificultad  (que tampoco lo es tanto) es que he querido hacer también la masa folhada (masa de hojaldre) pero la siguiente vez que los haga recurriré a la que viene envasada y así comparo si merece la pena hacerla en casa o no. También he hecho una cantidad grande porque ya que me "pringaba" no iba a hacer 200 gr de masa de hojaldre... burro grande ande o no ande!
Las cantidades del relleno son para 500 gr de masa (35 cazuelitas más o menos).

INGREDIENTES: 
- 500 gr de masa de hojaldre
Relleno:
- 500 ml de leche (de almendras la mía)
- 7 yemas de huevo
- 60 gr de maizena
- La piel de 1/2 limón (sin la parte blanca)
- 1 palo de canela en rama.
- Jarabe: 
- 500 gr de azúcar
- 250 ml de agua.



Para hacer las tartaletas:
Enrollamos la masa de hojaldre sobre si misma y cortamos en ruedas de poco más de un dedo de grosor.
Engrasamos los moldes con un poco de margarina y cubrimos la base con la rodaja de hojaldre, presionamos con los dedos todo alrededor hasta que nos quede una especie de cazuelita.



Precalentamos el horno a 200ºC.
Para hacer el jarabe:
Hervimos el agua junto al azúcar durante 3 minutos y reservamos.

Elaboración de la crema:
  1. Ponemos en un cazo a calentar parte de la leche (400 ml), los 100 ml restantes los reservamos.
  2. Añadimos el palo de canela y la piel de limón.
  3. Diluimos la maizena en los 100 ml de leche (reservados) y se la añadimos al cazo sin parar de mover.
  4. Cuando comience a hervir, retiramos el cazo del fuego y añadimos poco a poco el jarabe sin dejar de batir.
  5. Colamos la mezcla para quitar posibles grumos y retiramos la canela y la piel de limón.
  6. Añadimos las yemas sin dejar de batir y volvemos a poner la fuego durante un par de minutos.
  7. Vertemos la crema en una jarrita y lista para rellenar las cazuelitas! (no llenar hasta arriba).



Horneamos a 200ºC (Calor arriba y abajo) durante 30 minutos aproximadamente o hasta que comiencen a tener un bonito color dorado.






templados, fríos, con azúcar, con canela, con ambas...¡Una delicia!

miércoles, 3 de septiembre de 2014

NATILLAS DE LICOR DE PIRULETA


Unas natillas de suave textura y color que nos transportarán a la infancia con el inconfundible sabor de la piruletas. ¿Te apuntas al viaje?

INGREDIENTES: (para tres copitas o dos ramequenines medianos).
- 375 ml de leche de almendras u otra
- 3 cucharadas soperas de azúcar (separar 1 cucharada )
- 25 ml de licor de piruleta
- 2 yemas de huevo
- 1/2 cucharada sopera de maizena
- Unas gotas de aroma de almendra (opcional).


ELABORACIÓN:

  1. En un cazo al fuego, ponemos a calentar la leche junto al azúcar (2 cucharadas), el licor de piruleta y el aroma (opcional).
  2. Batimos las yemas y agregamos la otra cucharada de azúcar que teníamos reservada.
  3. Incorporamos la maizena y mezclamos hasta obtener una crema sin grumos.
  4. Cuando la leche comience a hervir, retiramos el cazo del fuego, separamos 50 ml y los mezclamos con las yemas batidas.
  5. Incorporamos toda la mezcla al cazo de la leche y cocemos sin dejar de mover a fuego lento (no tiene que hervir), hasta que espese y tenga la consistencia de una crema.
  6. Retiramos el cazo del fuego y llenamos los ramequines o copas, los dejamos enfriar y tapamos con film antes de guardarlos en la nevera (mejor de un día para otro).












¡Una delicia de postre!