jueves, 26 de febrero de 2015

CHILI CON CARNE

 
La receta ideal para reponer fuerzas cuando llegas a casa después de una dura jornada de trabajo o si estás de vacaciones, jeje! para dejar la comida preparada cuando te vayas por ahí de taconeo y que al llegar a casa no te pille el marido sin la mesa puesta ¡Vaya guasa que tengo!
Con muy pocos ingredientes vamos a elaborar un chili con carne sabroso y picantito (el punto picante lo dejo a tu gusto) y que puedes acompañar de un arroz blanco que le va de maravilla.

INGREDIENTES:
- 500 g de carne picada de vacuno
- 400 g de alubias rojas cocidas
- 1 lata (780 g) de tomate natural triturado 
- 1/2 cebolla
- 1 pimiento rojo
- 3 dientes de ajo
- Pimentón picante o cayena molida (al gusto)
- Comino molido (1 cucharadita o más si te gustan los platos más condimentados)
- 50 ml de aceite de oliva y sal.



ELABORACIÓN:
Pelamos y laminamos el ajo y cortamos en dados la cebolla y el pimiento.


1. Ponemos el aceite en una cazuela y sofreímos la cebolla junto al ajo y el pimiento.
2. Añadimos la carne, un poco de sal y las especias y rehogamos (tiene que dorarse un poco).
3. Agregamos el tomate y seguimos rehogando durante 15 minutos con la cazuela tapada (movemos de vez en cuando).
4. Incorporamos las alubias bien escurridas y cocemos durante otros 15 minutos más o menos, rectificamos de sal y.. ¡A la mesa porque a este plato no le gusta el frío!

Sugerencia:
Sirve con un poco de queso rallado por encima, irresistible cuando se funde...



¡A disfrutar de un plato contundente y energético!

 

lunes, 23 de febrero de 2015

ENSALADA DE QUINOA CON VEGETALES


Comenzamos la semana con una rica y sencilla preparación: una ensalada de quinoa (quinua), un seudocereal que algunos/as no conoceréis aunque su cultivo se remonte a 5000 años atrás, un "cereal" bastante versátil a la hora de cocinarlo, pues admite elaboraciones tanto dulces como saladas.
Un poco más abajo hago una descripción un poco mas detallada de este tesoro de la tierra al cual he tenido el gusto de presentaros y al que espero que invitéis de vez en cuando a visitar vuestros fogones.

INGREDIENTES:
- 100 gr de quinoa*
- 300 ml de agua 
- 1 lata de maíz cocido
- 2 tomates
- 1/2 pepino
- 2 pimientos del piquillo en conserva
- 1 cebolleta fresca
- 1 lata de atún en aceite de oliva
- Aceite, vinagre de manzana y sal.
Opcional: perlas de vinagre de Pedro Ximénez.



*La quinoa es considerada como una planta medicinal por los pueblos tradicionales andinos, los cuales ya la cultivaban hace más de 5000 años.
Este seudocereal libre de gluten y que fue el alimento básico de los Incas, es rico en vitaminas, minerales y proteínas de un alto valor biológico ya que contiene el doble que cualquier otro "cereal", posee además los 8 aminoácidos esenciales para el ser humano (los que sólo podemos conseguir a través de la ingesta directa a través de la dieta porque el organismo no los puede sintetizar por si mismo).
como decía antes... un verdadero tesoro de la tierra ¿verdad?


Cocción de la quinoa:
Con ayuda de un colador lavamos muy bien la quinoa bajo el grifo hasta que no salga espuma (esta se debe a una toxina denominada saponina que además de producir espuma le da un sabor amargo y hay que eliminarla antes de cocinarla).


Una vez lavada y escurrida la rehogamos en un poco de aceite (dos o tres cucharadas) y reservamos en la olla.
Calentamos el agua en un cazo aparte y vertemos sobre la quinoa, salamos al gusto y llevamos a ebullición, tapamos la olla y bajamos el fuego.
Cocemos durante 25 minutos más o menos, hasta que la quinoa esté tierna y aparezca el germen que guarda en el interior (una especie de hilillo blanco).
Retiramos del fuego y dejamos reposar tapada durante 5 minutos, escurrimos el agua sobrante (si la hay) y dejamos enfriar.



Lavamos y cortamos los vegetales en dados, añadimos el maíz bien escurrido, el atún y la quinoa ya fría, aliñamos con sal, aceite y un poco de vinagre de manzana bien batidos (yo utilizo un tarro de cristal con tapa) y mezclamos muy bien.


Sugerencia de presentación:
Con ayuda de un aro de emplatar  colocamos la ensalada sobre unas rodajas de pepino y coronamos con unas flores de pimiento del piquillo y las perlas de vinagre.





¡Sana y deliciosa!


jueves, 19 de febrero de 2015

AJOBLANCO DE ALMENDRAS CON PISTACHOS Y AJO NEGRO



Fiel a mis queridas mezcolanzas hoy le ha tocado el turno al tradicional ajoblanco de Almería y lo he coronado con unos pistachos y unos daditos de ajo negro, que además de darle un toque de color le han proporcionado un contraste de sabores: ajo, almendra y regaliz bastante curioso que, junto a la textura crujiente de los pistachos, ha quedado de lujo para untar sobre tostaditas, palitos de pan o a cucharada limpia porque está de muerte, prueba a hacerlo y me cuentas.

INGREDIENTES:
- 125 g de almendras crudas
- 100 g de pan del día anterior (miga)
- 130 ml de agua
- 125 ml de aceite de oliva
- 2 cucharadas de vinagre
- 2 dientes de ajo (pelados)
- Sal al gusto.
Para coronar el ajoblanco:
Pistachos machacados un poco y unos dientes de ajo negro *


*Ajo negro:
Este producto de origen japonés y producido también en nuestro país desde no hace mucho tiempo, posee un sabor dulce que recuerda un poco al regaliz, su textura es firme pero untable y además no pica.
Al haber seguido un proceso de fermentación sin adición de aditivos químicos ni conservantes hacen que este producto 100% natural incremente las propiedades antioxidantes del ajo fresco.
Además contiene diez veces más aminoácidos que el ajo fresco y si a esto sumamos las propiedades antibacterianas, depurativas y antisépticas que posee y que además no contiene gluten, creo que no hacen falta más motivos para utilizarlo ¿te apuntas?
 


 

ELABORACIÓN:
Remojamos la miga de pan en agua y la escurrimos.
Ponemos en el vaso de la batidora: los dientes de ajo junto a las almendras, el pan y el agua, trituramos un poco y añadimos el aceite poco a poco, el vinagre y la sal (al gusto), trituramos sin excedernos, la textura ha de quedar espesa y por último rectificamos de sal y vinagre si fuese necesario.
Reservamos en la nevera y preparamos el ajo negro cortándolo en daditos y los pistachos machacándolos un poco (no molidos).




¡A la mesa!




¡Bonita "mezcolanza" de sabor y color!

viernes, 13 de febrero de 2015

CUPCAKES DE ROSAS Y CAVA





La 3ª y última de las "recetas enamoradas"
Rosas y cava, la combinación más romántica que he podido imaginar para estos cupcakes y es que después de la receta "rabiosa" de ayer, hoy tocaba algo más delicado y romántico ¿te apuntas a navegar un rato? si la respuesta ha sido síí!! levamos ancla, tomamos el timón y ponemos rumbo a la cocina que seguro que vas a pasar un rato divertido antes, durante y después de hacer estos cupcakes.

INGREDIENTES: (para la masa, salen 24 cápsulas pequeñas y 6 grandes)
- 100 gr de mantequilla sin sal (blanda pero no fundida :))
- 200 gr de azúcar (a poder ser extrafina (Caster), no glass)
- 2 huevos
- 150 ml de cava 
- 150 gr de harina + 2 cucharaditas de levadura Royal + pellizco de sal (tamizadas juntas).
- Cápsulas de papel y bandeja metálica para hornear magdalenas.





INGREDIENTES: (para el buttercream)
- 100 gr de mantequilla sin sal (consistencia blanda, igual que para la masa)
- 200 gr de azúcar glass
- 20 ml de cava
- 1 cucharadita de aroma de rosas
- Colorante rojo u otro (opcional)
- Manga pastelera desechable y boquilla decoradora.


Así de fácil: 
Tamizamos la harina junto a la levadura y el pellizco de sal.



Precalentamos el horno a 180ºC.

Elaboración de la masa:
1. Separamos las yemas de las claras, montamos las claras a punto a punto de nieve y reservamos.

2. Batimos la mantequilla junto al azúcar hasta que esté bien integrada.
3. Incorporamos las yemas de una en una y mezclamos bien.
4 y 5. Agregamos la harina en tres veces alternando con el cava sin dejar de batir.
6. Con ayuda de una espátula de silicona y con movimientos envolventes, añadimos las claras montadas mezclando con cuidado para que no se nos baje mucho la masa.


Lista para llenar las cápsulas de papel (2/3 de su capacidad).
Horneamos durante 15 minutos las pequeñas y durante 20 minutos las grandes.
Una vez fuera del horno las dejamos reposar dentro de la bandeja durante 5 minutos y por último las pasamos a una rejilla para que acaben de enfriarse totalmente antes de decorarlas con el buttercream.






Para el buttercream:
1. Batimos la mantequilla con las varillas eléctricas hasta que esté cremosa  (4 minutos más o menos).
2 y 3. Añadimos en tres veces el azúcar glass (tamizada) y alternando con el cava + el aroma de rosas, mezclamos durante 5 minutos más (el azúcar debe quedar completamente integrado en la mantequilla).
4. Separamos un poco del buttercream y le añadimos el colorante mezclando bien.


Untamos por dentro la manga pastelera, la rellenamos con el buttercream sin teñir y ¡a decorar nuestros cupcakes que ya están fríos!


Esta vez no hay té ni café que valga, la ocasión lo merece y he descorchado una botellita de champagne bien fresquita para brindar por el amor no sólo a nuestra pareja sino al amor a todos los seres vivos que formamos parte del Universo. ¿Brindas conmigo?






¡Un brindis por el AMOR!


jueves, 12 de febrero de 2015

CORAZONES "PÍCAROS" DE CHOCOLATE


2ª "RECETA ENAMORADA"
La razón de bautizar a estos corazones como pícaros tiene su fundamento y es que puedes ponerle la cantidad de picante que quieras para sorprender a tu pareja (para bien o para mal jiji!!), bueno no voy a dar ideas maléficas que luego me siento culpable...
Quizá la mezcla de chocolate y guindilla te resulte un poco rara como a mi  hasta que hace unos años probé el chocolate Lind con guindilla (gracias Maruxy) y desde entonces es uno de los chocolates que siempre me gusta tener para los días de "antojo" que acompañado de una taza de café te aseguro que te da energía para unas cuantas horas.
Esta mezcla "rabiosa" no es fruto de las modernidades de la cocina creativa ni nada por el estilo como algunos pueden pensar, curiosamente en el siglo XVIII  ya se consumía chocolate caliente aderezado con pimienta o con guindillas y a los Aztecas también les gustaba la mezcla de chocolate picante aunque ellos lo aderezaban con chile.
Pues bien, yo fiel a mis mescolanzas he hecho un experimento de los míos y lo he aderezado con Shichimi Togarashi* con un resultado bastante satisfactorio porque los dos corazones han volado ¡Igual salen alas con este condimento!
No os canso más después de la parrafada de ayer y paso a los ingredientes de estos corazones pícaros y voladores, jejej!!


INGREDIENTES: (para 2 moldes de ración o uno mediano).
- 70 gr de chocolate negro para fundir
- 60 ml de aceite de girasol
- 75 ml de leche de almendras u otra
- 75 gr de azúcar moreno
- 1 huevo
- 120 gr de harina de trigo + 1/2 cucharadita de levadura Royal + pellizco de sal (tamizados juntos)
- 1/4 de cucharadita de Shichimi Togarashi o de guindilla molida (no pongas mucho picante la 1ª vez que la hagas, para la siguiente puedes adaptarla a tu gusto :) ).


* Shichimi Togarashi: (chile de siete sabores)
Es un típico condimento de la cocina japonesa que consiste en una mezcla de especias: Gindilla o chile en polvo, semillas de sésamo (amarillo y negro) piel de mandarina tostada, jengibre, pimienta de Sichuan y alga nori.


ELABORACIÓN: 
 Precalentamos el horno a 170ºC 
Tamizamos la harina y la levadura junto a un pellizco de sal (ya sabemos que la sal acentúa los sabores dulces).
Partimos el chocolate en onzas y las ponemos en un cazo para fundir.


  1. Fundimos el chocolate al baño maría y le agregamos el condimento picante que hayamos elegido, lo pasamos a un bol y lo dejamos templar.
  2. Añadimos la leche y mezclamos bien con las varillas eléctricas.
  3. Incorporamos el azúcar y batimos hasta que esté bien integrada.
  4. Vertemos el aceite poco a poco sin dejar de batir.
  5. Agregamos el huevo y batimos de nuevo hasta que estén bien ligados todos los ingredientes.
  6. Por último añadimos en tres veces la mezcla que hemos tamizado y mezclamos hasta obtener una crema sin grumos de harina.


Vertemos la masa en los moldes sin llegar hasta el borde y horneamos durante 30 minutos (según el molde cambiará el tiempo de horneado, antes de sacar del horno pinchar siempre con una brocheta de madera que tiene que salir seca).
Una vez fuera del horno, los dejamos enfriar 10 minutos antes de desmoldarlos.


Sugerencia:
Servir espolvoreado con un poco de cacao sin azúcar (tipo Valor) ¡No necesita nada más!
y acompañado de un té japonés haciendo honor al "pícaro condimento"




¡Viva el amor dulce y picante!