miércoles, 16 de septiembre de 2015

GALLETAS MARINAS 25 ANIVERSARIO

 
"Bajo el mar, bajo el mar
Hay siempre ritmo en nuestro mundo al natural
La manta-raya tocará, el esturión se unirá
Siempre hay ritmo, ritmo marino
bajo el mar"
"Y las burbujas llenan la pista
para que bailes en esta fiesta
bajo el mar"
  
 
Otros:
- Colorantes en gel o pasta
- Vainilla en pasta
- Perlitas de azúcar (sprinkles)
- Colorante plateado en spray.
  
 
 
 
 
El caballito "guardián de los anillos" esperando que lleguen los novios y los invitados para comenzar la ceremonia.
 

¡Los novios ya están preparados!


Los invitados no dejan de llegar y hasta el señor tiburón se ha vestido de smoking.
¡Hoy promete ser un gran día en el fondo del mar!



 
¡Vivan los novios! 
 
 

martes, 15 de septiembre de 2015

CHECKERBOARD CAKE 25 ANIVERSARIO (2ª parte)


Ya comenté en el post anterior el tipo de decoración con la que iba a adornar mi tarta de 25 aniversario y es que nuestra vida además de estar ligada al mar también es uno de los lugares en los que hemos vivido juntos momentos mágicos e inolvidables. ¡Una suerte que los dos compartamos afición y pasión!
Pues bien, durante años he ido atesorando conchitas, caparazones de erizo, caracolas, trocitos de coral, etc., de los lugares que hemos visitado y buceado bajo sus aguas, me pareció una buena idea el poner un trocito de estas vivencias adornando la tarta, pero claro, había que convertirlos en algo comestible (de fondant en este caso) y por eso se me ocurrió fabricar los moldes yo misma (prometo el paso a paso de cómo los he elaborado).
El color plateado además de que es obvio (bodas de plata), hay otra razón y es que ese era el color de mi vestido de boda, blanco y plata, gracias a mi diseñadora "dedos de hada" tuve uno de los vestidos más bonitos y originales (completamente personalizado), que una novia puede soñar.
¡Han pasado 25 años en un suspiro! cariño, eso significa que no lo hemos hecho del todo mal porque dicen que el tiempo pasa volando cuando se es feliz ¿no?
Hemos atravesado momentos buenos, regulares y malos en todos los sentidos y cómo en todas las parejas (supongo), pero también hemos pasado momentos excelentes y divertidos y esos son los que ocupan el 98 % de mi memoria en estos 25 años junto a ti.
Feliz aniversario amore y... ¡Rumbo a otros 25 años juntos!




Una vez cubierta la tarta con el fondant ya es coser y cantar, o mejor dicho pegar y decorar, ha llegado mi momento estelar!



 
  
 

 
¡Un brindis por el amor y un brindis también por mis navegantes! 
¡A por las bodas de oro!
 
 

CHECKERBOARD CAKE 25 ANIVERSARIO (1ª parte)

 
¡Preparando una tarta muy, muy especial! pronto será nuestro 25 aniversario y para celebrar nuestras bodas de plata he elaborado mi tarta "fetiche" que ya conocéis.
Los tonos marinos son los elegidos para esta ocasión y ya os podéis imaginar el por qué.
Tanto para el relleno como para el calado (mezclada con un poco de agua), he utilizado mermelada de jengibre, dulce y picante (¡como debe de ser el amor!) y la decoración ha sido como un pequeño homenaje a alguno de los lugares bajo el mar en los que hemos tenido la suerte de bucear, bueno no desvelo más... ya lo veréis!
 
Así de sencillo:
La única diferencia además del color y del sabor con los otros checkerboard cake que he elaborado es que en este caso lo he cubierto con buttercream y forrado con fondant para después decorarlo con mis "pequeños tesoros" .
 



  
 
 
 
 








Una vez cubierto de buttercream, lo reservamos en la nevera para que se endurezca la crema.
Opcional: podemos dar una segunda capa si no nos ha quedado lo suficientemente lisa la superficie y repetir el refrigerado hasta que vuelva a endurecerse toda la superficie antes de forrarla con el fondant.
 


Continuará....


domingo, 13 de septiembre de 2015

FLAN DE HIGOS SECOS

 
Aunque no soy muy amante de esta fruta, tengo que reconocer que este es uno de los flanes que más me gustan y es que el punto crujiente de las semillitas junto a la textura cremosa del flan lo hacen irresistiblemente delicioso.
 
INGREDIENTES: (6 flanes)
-  250 g de higos secos
- 4 huevos
- 1/2 l de leche de almendras (u otra)
- 150 g de caster sugar o de azúcar triturada
- Piel de naranja
- Canela en rama.
 CARAMELO:
- 125 g de azúcar y 4 cucharadas de agua, cocer a fuego medio hasta que el azúcar se derrita y adquiera un tono dorado sin llegar a quemarse.
 
 
ASÍ DE FÁCIL: 
Precalentar el horno a 200ºC.
Caramelizar las flaneras con cuidado de no quemarse.
Triturar los higos y colocar una o dos cucharadas de esta masa sobre el caramelo de cada flanera.
 
 
Cocer la leche junto a la canela y la piel de naranja, retirar del fuego y dejar infusionar durante 5 minutos.
Batir los huevos junto al azúcar hasta que la mezcla blanquee y sin dejar de batir, añadir la leche templada.
 
 
Verter la crema en las flaneras, colocar en una bandeja de horno con agua (la mitad) y cocer al baño María durante 35 minutos más o menos. Hacer la prueba del palillo antes de retirar los moldes del horno.
 
 
Dejar templar y enfriar en la nevera hasta que cuajen (unas 6 horas).
A la hora de desmoldarlos pasar un cuchillo alrededor del molde y volcar sobre el plato.




Dulce y con el punto crujiente de las semillas, una delicia que no debes de perderte.
 
 

sábado, 12 de septiembre de 2015

SALMÓN CON ROSAS DE PATATA

 
El post de hoy, más que una receta en sí, es para mostraros una manera diferente y más fácil de elaborar las rosas de patata que ya publiqué hace tres años.
En esta ocasión me han servido de guarnición para un salmón tan crujiente y jugoso gracias a la harina que he utilizado que aunque no me den comisión voy a recomendaros que si la veis por algún supermercado no dudéis en comprarla porque merece la pena, se llama Harinas Sánchez Palencia y cuyo origen (no podía ser otro) es la tierra de las frituras de pescaíto, o sea, Cádiz.
Yo la compré en una bodega en Los Alcázares (Murcia) y cuando se me acabe, seguro que repito marca porque salen unas frituras de pescado para quitarse el sombrero.
¡Ahora vamos a las rosas!
 
Precalentamos el horno a 200º C
Utilizaremos un molde metálico para hacer magdalenas y una mandolina (muchísimo cuidado con los dedos) para cortar las patatas en láminas, o si tienes paciencia, con un cuchillo bien afilado.
Untamos con un poco de aceite el fondo de cada molde que vayamos a utilizar y colocamos una lámina de patata cubriendo la base,  las demás las vamos colocando todo alrededor formando una rosa, fácil ¿verdad?
Regamos con un hilillo de aceite y salpimentamos, introducimos el molde en el horno y horneamos hasta que las rosas estén doraditas (35 minutos más o menos).
 
 
Una imagen vale más que mil palabras, aquí os presento a la mejor harina para freír que he probado. 
 
 



Un plato deliciosamente bonito y es que un alimento que no pase el examen  de nuestra vista es muy difícil que llegue a nuestra boca.