miércoles, 16 de mayo de 2018

RAINDROP CAKE



Mis queridos navegantes:
Llevaba un tiempo haciendo mezclas para lograr la textura de esta "gota de lluvia" y al final tengo que decir que lo logré después de tirar y  derramar más de una al sacarla del molde.
Las proporciones de agar-agar en los blogs japoneses me traían de cabeza porque el poder gelificante de la marca que ellos emplean no tiene nada que ver con las de aquí, o por lo menos con la que yo utilizo.
Al final lo he logrado utilizando un gelificante vegetal (con la gelatina animal no sé si se lograría la textura ideal que debe de tener la caprichosa gotita, 😊 mucho más suave que una gelatina normal).
Vamos a la presentación de este exótico postre originario de la prefectura de Yamanashi (Japón) y que se llama "Mizu shingen mochi"; su creador el chef Darren Wong la dio a conocer en Nueva York renombrándolo "Raindrop cake" (pastel "gotas de lluvia").
La dificultad de este postre se halla en utilizar la proporción correcta de agua y de agar-agar para que no quede más solido de la cuenta o por el contrario demasiado suave, pues corremos el riesgo de una vez que lo desmoldemos se nos derrita (literalmente) en el plato.
El agua que he utilizado no puede ser más apropiada para esta elaboración, su nombre ya lo dice todo "Agua de niebla". Nuestro manantial está en el cielo (anuncia la etiqueta), obtenida directamente del mar de nubes... ¡No pude resistirme! 

Ingredientes: (Salen 6 "gotas")
- 450 ml de agua mineral
- 4,5 g de gelificante vegetal (Dr Oetker)
- 1/2 cucharada de azúcar (opcional).
Para acompañar en su versión original:
- Kuromitsu (sirope de azúcar)
Kinako (harina de soja tostada).
Tuneada 😇
- Pistachos triturados
- Coco deshidratado y triturado
- Siropes de fresa, etc.



Así de fácil:
Colocar en un cazo la mitad del agua y añadir el gelificante, remover bien hasta que esté disuelto.
Incorporar el azúcar (opcional) y verter la otra mitad del agua, mezclar bien y calentar.
Una vez que comience a hervir, retirar del fuego y dejar templar antes de repartirla en el molde.
Conservar en el frigo hasta el momento de servir (yo los hago de un día para otro, pero está en su punto mucho antes). 
Los originales duran menos de 30 minutos antes de derretirse en el plato, me queda pendiente el tiempo que tardan los míos y es que no me ha dado tiempo de hacer la prueba porque también han desaparecido... de otra manera! 😋


Suave, refrescante, liviano... ¡increíble textura!



¿Versión original o tuneada? ¡tú eliges!



No hay comentarios:

Publicar un comentario