jueves, 12 de febrero de 2015

CORAZONES "PÍCAROS" DE CHOCOLATE


2ª "RECETA ENAMORADA"
La razón de bautizar a estos corazones como pícaros tiene su fundamento y es que puedes ponerle la cantidad de picante que quieras para sorprender a tu pareja (para bien o para mal jiji!!), bueno no voy a dar ideas maléficas que luego me siento culpable...
Quizá la mezcla de chocolate y guindilla te resulte un poco rara como a mi  hasta que hace unos años probé el chocolate Lind con guindilla (gracias Maruxy) y desde entonces es uno de los chocolates que siempre me gusta tener para los días de "antojo" que acompañado de una taza de café te aseguro que te da energía para unas cuantas horas.
Esta mezcla "rabiosa" no es fruto de las modernidades de la cocina creativa ni nada por el estilo como algunos pueden pensar, curiosamente en el siglo XVIII  ya se consumía chocolate caliente aderezado con pimienta o con guindillas y a los Aztecas también les gustaba la mezcla de chocolate picante aunque ellos lo aderezaban con chile.
Pues bien, yo fiel a mis mescolanzas he hecho un experimento de los míos y lo he aderezado con Shichimi Togarashi* con un resultado bastante satisfactorio porque los dos corazones han volado ¡Igual salen alas con este condimento!
No os canso más después de la parrafada de ayer y paso a los ingredientes de estos corazones pícaros y voladores, jejej!!


INGREDIENTES: (para 2 moldes de ración o uno mediano).
- 70 gr de chocolate negro para fundir
- 60 ml de aceite de girasol
- 75 ml de leche de almendras u otra
- 75 gr de azúcar moreno
- 1 huevo
- 120 gr de harina de trigo + 1/2 cucharadita de levadura Royal + pellizco de sal (tamizados juntos)
- 1/4 de cucharadita de Shichimi Togarashi o de guindilla molida (no pongas mucho picante la 1ª vez que la hagas, para la siguiente puedes adaptarla a tu gusto :) ).


* Shichimi Togarashi: (chile de siete sabores)
Es un típico condimento de la cocina japonesa que consiste en una mezcla de especias: Gindilla o chile en polvo, semillas de sésamo (amarillo y negro) piel de mandarina tostada, jengibre, pimienta de Sichuan y alga nori.


ELABORACIÓN: 
 Precalentamos el horno a 170ºC 
Tamizamos la harina y la levadura junto a un pellizco de sal (ya sabemos que la sal acentúa los sabores dulces).
Partimos el chocolate en onzas y las ponemos en un cazo para fundir.


  1. Fundimos el chocolate al baño maría y le agregamos el condimento picante que hayamos elegido, lo pasamos a un bol y lo dejamos templar.
  2. Añadimos la leche y mezclamos bien con las varillas eléctricas.
  3. Incorporamos el azúcar y batimos hasta que esté bien integrada.
  4. Vertemos el aceite poco a poco sin dejar de batir.
  5. Agregamos el huevo y batimos de nuevo hasta que estén bien ligados todos los ingredientes.
  6. Por último añadimos en tres veces la mezcla que hemos tamizado y mezclamos hasta obtener una crema sin grumos de harina.


Vertemos la masa en los moldes sin llegar hasta el borde y horneamos durante 30 minutos (según el molde cambiará el tiempo de horneado, antes de sacar del horno pinchar siempre con una brocheta de madera que tiene que salir seca).
Una vez fuera del horno, los dejamos enfriar 10 minutos antes de desmoldarlos.


Sugerencia:
Servir espolvoreado con un poco de cacao sin azúcar (tipo Valor) ¡No necesita nada más!
y acompañado de un té japonés haciendo honor al "pícaro condimento"




¡Viva el amor dulce y picante!


No hay comentarios:

Publicar un comentario