jueves, 14 de enero de 2016

MADELEINES CON SABOR A ROSAS

 
¿Un desayuno relajante y aromático en pleno jueves? la respuesta es sííí!! navegantes, ya sabéis (por otras veces) el tributo que pagaré el finde ;)
Hoy tocaba dedicar el día por completo a mi libre albedrío y el primer capricho que me he regalado ha sido un té de rosas acompañado de unas perfumadas madeleines tan esponjosas y suaves que estaba deseando compartir con vosotros la receta. Ahora, mientras desayuno tranquilamente, voy a ir pensando en mi segundo capricho, el último del día ya lo tengo pensado y preparado (foto al final).
¿Navegamos un poco?
 
INGREDIENTES: ( para 27 madeleines, según molde).
- 3 huevos
- 100 g de mantequilla (fundida y templada casi fría)
- 200 g de harina de trigo
- 1 sobre (16 g) de levadura Royal (u otra)
- 150 g de azúcar
- 50 ml de leche de soja (u otra)
- 1/2 pellizco de sal (potencia el sabor dulce y hace la masa más esponjosa)
- 1 cucharada sopera de esencia o aroma de rosas
- Colorante rojo alimentario.
 
 
ELABORACIÓN: 
1. Tamizar la harina junto al sobre de levadura y reservar.
2. Batir los huevos ligeramente, añadir el azúcar y batir hasta que la masa blanquee.
3. Agregar la leche junto a la cucharada de esencia y el colorante,  incorporar (en dos o tres veces) la mezcla de harina y levadura que hemos reservado y batir hasta que la masa resulte sin grumos.
4. Verter la mantequilla (casi fría) sobre la masa y mezclar bien con ayuda de una espátula.
 Tapar con film y reservar en la nevera durante 1 hora cómo mínimo (para que la levadura "haga su trabajo").
 

 
 
Precalentar el horno a 200ºC.
Verter la masa en los moldes (llenar 3/4 partes de su capacidad).
Introducir en el horno (yo he colocado el molde de silicona sobre la bandeja del horno, en la 3 rejilla) y hornear durante 14 minutos. (pendientes siempre del horno porque cada horno y cada molde es diferente).
Una vez fuera las dejamos templar un poco dentro del molde.
Y llegó el momento de retirar las madeleines que en este punto ya estarán diciendo "cómeme" y colocarlas sobre una rejilla hasta que acaben de enfriarse... es un decir porque aún calientes ya han pasado la prueba de la glotonería, jiji!!
 
  
  
 
Tamizadas con un poco de azúcar glas ¡sencillamente irresistibles!
 
 
Y para rizar el rizo de mi desayuno caprichoso,
Curd de pomelo para rellenar alguna que otra Madeleine!
 
 
 
 
 
 
Un desayuno especial para ver ¡La vie en rose! 
 
 
Ah! falta la foto del último capricho que tengo preparado (para hoy). 
 
 
" La vida está llena de pequeños placeres ¡Disfrútalos! "
Es lo que ponía en la nota la persona que me lo regaló, o sea, mi querida madre y yo que soy muy, muy obediente... Siempre le hago caso!!!
 
¡Feliz día para todos!
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario